Cómo una donación puede cambiar el futuro de toda una familia

Durante la ceremonia de entrega de la Beca Conde 2018, Cristóbal Conde, su creador y mantenedor, compartió el testimonio de su madre, la señora Eulalia Donoso de Conde. Ella estudió una carrera universitaria gracias al financiamiento de un donante anónimo, lo que lo inspiró en él un compromiso constante con la filantropía.

Al dirigirse a los estudiantes becados Conde relató: “Mi mamá nació en una carpa en la plaza central de Talca, porque su casa estaba damnificada por el terremoto del año 1928. Tuvo una vida de mucho esfuerzo y cuando salió del colegio, les dijo a sus papás que quería estudiar en la universidad. ‘No, tú ya estás más educada que todas tus primas, no te doy ni permiso ni un centavo’, le dijo mi abuelo. Pero ella ya había postulado a una beca”.

“Ese donante anónimo le cambió la vida a mi mamá y nos cambió la vida a todos nosotros. Ella fue la primera ejecutiva mujer en las Naciones Unidas en Chile”, continuó Conde, quien relató también sus propios esfuerzos personales como empresario nacido en Chile pero que estudió e hizo su vida en Estados Unidos. “Mi mamá siempre me decía que, si uno estudia con todo lo que da, y si uno trabaja bien duro, no hay límites, eso me ha inspirado siempre en mi vida”.

Ante este testimonio, el rector Ignacio Sánchez expresó: “Yo diría que lo que hemos aprendido se resume en tres palabras: libertad, generosidad y compromiso”. Y agregó: “Todos pueden donar y no todos lo hacen, uno tiene que preguntarse qué es lo que motiva esta donación y es una generosidad enorme. Cristóbal Conde siempre quiso que su donación fuera anónima, pero le pedimos que fuera pública para que otros tomaran su ejemplo”.

En la actualidad, Cristóbal Conde es un importante Filántropo de nuestra Universidad, quien además de liderar la beca que lleva su nombre, participa del Directorio de la Fundación Friends y es un donante del Proyecto Endowment.


¿Te gusta esta publicación?

0

Comparte esta publicación